...

martes, 17 de junio de 2014

LA TRISTEZA DE UN MENDIGO




Pasaste hoy delante de mi frente,
y no pude dejar de no verte,
tristeza a mi corazón me llega,
por esta dura y triste imagen.

Días te tengo en mi mente,
y las palabras no pueden más retenerse,
tanta soledad, encierra este pequeño cuadro,
habiendo miles y miles de hectáreas de tierra,
por el mundo entero.

Puerta cerrada veo a tus espaldas, 
y negro tus pies descalzos,
carita triste, muestra hoy tu rostro,
duermes, porque es mejor,
tenerlos cerrados que tenerlos abiertos.

La realidad es dura, 
y ya no quieres verlo,
a diario te vas por caminos inciertos, 
llegas con los pies cansados, 
doloridos y maltrecho, 
te tumbas donde puedas sin saberlo.

Como lecho la tierra, 
como cabecera un poco de heno,
buscas entre la oscuridad de la noche,
para llevarte a la boca un poco de alimento,
encuentras la nada 
y tus lágrimas inundan tus ojos,
y de soledad y dolor tu cuerpo.

Que duro es estar en la vida, 
sin un corazón a tu lado,
sin un corazón junto a ti latiendo,
que te de ése calor del amor, 
ése que todos queremos.

Mis manos quisieran poder tocarte,
y quisieran poder sanar las heridas de tu cuerpo,
mi fuerza me gustaría poder emplearla para levantarte,
y mis lágrimas, juntarlas con las tuyas, 
por ese tu sufrimiento .

Hoy mi hermano te vi, 
e inundaste de tristeza mi alma,
alcé mis ojos al cielo, y a Dios pedí por ti,
para que la alegría inundara tu cara
y vieras de colores, de amor, 
y de sonrisas lleno el universo.

Es así como yo vi, 
cuando paso junto a mí, 
los ojos tristes y doloridos,
de un mendigo, de un pordiosero, 
que yacía recostado en el suelo sin rumbo.

Oh mundo, porque eres tan frío, 
tan cruel y tan incierto!

AUTORA: ARACELY D.
DERECHOS RESERVADOS

Safe Creative #1103088659234

No hay comentarios: